Trabajamos sobre una mirada que se dirige al ser humano, aquí y ahora. No es una mirada al futuro ni a la sociedad de forma global, sino a la persona que tenemos delante, a sus necesidades. Por otro lado esta mirada se dirige hacia nosotros mismos, a nuestra capacidad de percibir al otro sin juzgarlo y poder dar respuesta a esas necesidades sin desviar, ni manipular su proceso de despliegue vital.

“Ver a un ser humano” no admite métodos. La formación que ofrecemos no es una metodología, no es una perspectiva que dota de herramientas más atractivas, es un cambio de perspectiva.

Nuestra formación procura una mirada de “no juicio” para poder construir unas condiciones en las que todas las personas puedan sentirse seguras y afirmarse desde su propia naturaleza, sin depender de la imposición de un modelo. Conocer estas condiciones, así como entender la naturaleza del “Juego” como “La manifestación de la naturaleza humana”, permite ese cambio de mirada hacia los demás y hacia uno mismo.

Esta formación está dirigida a padres, madres, pofesionales de la educación y a todas aquellas personas interesadas en conocer los procesos de juego, despliegue y crecimiento en cualquier ámbito.

Constituye un recorrido con diferentes grados de profundización.